terça-feira, 17 de abril de 2012

HIPÓDROMO DA GÁVEA - 15/04



Marcelo Cardoso vivió un gran momento en Gávea

El jockey se dio el gusto de ganar la Triple Corona carioca de potrancas anteayer con Old Tune

Ni la distancia ni la reiteración de esfuerzo. Old Tune superó todo y a todas anteayer en el pasto de Gávea durante el Grande Premio Zélia Gonzaga Peixoto de Castro - Stud TNT (G1) y confirmó con su Triple Corona que es la mejor tres años de Brasil.



“Cada día está mejor, cada día me sorprende más”, no dudó en aseverar Marcelo Cardoso, el jockey que disfrutó de una tarde que esperaba hace mucho tiempo. En la última reunión dominical en la grama del hipódromo de esta ciudad por primera vez en la historia se disputaron las últimas dos gemas del proceso selectivo en el circo de Río de Janeiro. En ambos sexos brillaron las estrellas que se dispusieron en la marquesina publicitaria, ambos con contundencia. La primera fue Old Tune, que con una evolución constante desde el inicio de esta temporada barrió con este sendero, incluso con una performance fantástica en el eslabón final.

Apenas terminó el Peixoto de Castro, a Marcelo Cardoso no le costó ni un segundo explicar cómo fue que la hija de Wild Event pasó de ser “una más” a trepar hasta la cima entre las féminas. “Simplemente fue su crecimiento. Si bien durante 2011 venció en la máxima categoría (Grande Premio Margarida Polak Lara -G1-), también fue real que falló en la Triple Corona de Ciudade Jardim. En un principio creímos que la baja en su rendimiento se debió a muchas competencias con poco tiempo de descanso, pero después nos dimos cuenta que la clave sería dejarla ser ella misma”, relató en detalle sobre la cronología hasta el primer puesto del ranking.



La nieta materna de Irish Fighter tardó tres compromisos en salir de perdedora, un hecho que se suscitó en enero del último almanaque en los 1300metros vegetales de La Gavea, en el Classico Luiz Alves de Almeida (L). A continuación registró apenas un lauro a lo largo de cinco esfuerzos, justamente el citado Polak Lara, en la milla de Ciudade Jardim. En esa serie de reveses se precipitaron cada una de las gemas de San Pablo, destacando que en el Grande Premio Diana (G1-1800 m) arribó décimo segunda.

A partir de ahí fue donde se tejieron muchos interrogantes de cara a la milla y un cuarto del primer día de esta semana. “Sin lugar a dudas que ella tiene pedigree para distancias menores, no obstante evolución durante sus trabajos y no teníamos dudas que sería la mejor para en esta carrera. La potranca confirmó todo lo buena que es, tanto que se superó al respecto de las tres halagos consecutivos que supo conseguir antes de este apareo. Nunca pude explicar cómo era que ganaba por tan poco margen siendo claramente superior al resto. Esta vez me sorprendió gratamente”, calificó el látigo sobre la reservada del Haras Internacional.

En lo que va de este anuario, fueron cuatro de cuatro desde el 14 de enero para la pupila de Venancio Nahid. “Nunca faltó a un entrenamiento, jamás calculamos en darle un descanso. Ella se volvió muy dura durante el verano, muy profesional. Además, está más clasuda que nunca, con un temperamento digno de una campeona”, argumentó el profesional de la fusta, que brindó esos calificativos como tanta velocidad como el remate hasta ese lauro de 3 1/2 cuerpos.

Venancio Nahid y Marcelo Cardoso


Nacido en Río de Janeiro, con 38 años que parecen mucho menos, entre una bitácora repleta de grandes trofeos Cardoso había ganado en dos oportunidades previas el Peixoto de Castro -Coray en 2001 y New Dreams 24 meses después-, pero nunca había llegado con chances de ser triplecoronado. “Tengo una largo historial en la hípica. En algún momento pensé que nunca iba a tener esta oportunidad. Ya estaba conforme con todos mis grandes triunfos, con haber corrido un Gran Premio Carlos Pellegrini -fue 2º con Negro de Gaita de Life of Victory, en 2008-, y con tanto reconocimiento de mis pares. Esto llega como la frutilla del postre, en una tarde que jamás voy a olvidar”, se sinceró Cardoso, en el único momento de la charla donde respiró profundo para evitar quebrarse. La emoción finalmente lo desbordó; lógicamente, no era para menos.

Sebastian Heredia
Enviado especial Rio de Janeiro de Turf Diario
Fotos: Gustavo Duprat, Mário Rozano (Marcelo Cardoso y Venancio Nahid)

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco