quinta-feira, 10 de dezembro de 2015


GP CARLOS PELLEGRINI


Lucho Palacios: el sueño del Pellegrini, por triplicado

El entrenador presentará pasado mañana a Es Después, Pit Bull e Interbanking, el ganador de la Copa de Oro y una yunta del stud El Quintón de Lobos, que compite en la carrera máxima de América del Sur en su tercer año de vida

Gustavo S. González - LA NACION


Correr el Carlos Pellegrini es una bendición. Correrlo con dos caballos, como le ocurrirá a Enrique Piccardo, titular del stud El Quintón de Lobos, es tocar el cielo. Pero correr con tres, como será el caso del entrenador José Luis Palacios, es impensado.

"No corrí muchos Pellegrini, tres o cuatro, y ahora se me da lo que no se dio el año pasado con el tordillo [Sir Winsalot]", cuenta Lucho. Está claro que nunca lo ganó, si no, habría que condenarlo por la desmemoria. "Esto se me da porque Enrique Piccardo me quiere tanto que compró dos caballos aptos para correrlo (se ríe). Tuvimos mucha suerte. Cuando compramos a Pit Bull, de potrillo, dijimos «con éste corremos el Pellegrini». Lo eligió él, en un remate de ARG Sales". El zaino al menos dio un paso: viene de ganar el Vicente Casares (G 2-2500 m), en Palermo.

Al dueño del caballo la dicha del Pellegrini le tocó apenas tres años después de su decisión de entrar en el turf. El Quintón es el nombre de su campo de Lobos, donde nació el club de polo La Espadaña, del que es uno de los fundadores. No hubo que enseñarle mucho de caballos. Su otro crédito para pasado mañana es Interbanking; Es Después, de la caballeriza Eldorado, completa la lista de Palacios.

"Tuvimos mala suerte en el sorteo [sus tres turnos salieron en el final; el de Es Después, último]. Yo creo en el destino, por algo ocurrió. ¿Te acordás desde dónde largó El Sembrador en Brasil? Del 14, hizo así uuuu y se ubicó", comenta Lucho. A ese caballo sí que lo recuerda, quizá fue el mejor que tuvo, y la referencia es a aquel Gran Premio Brasil de 1995, cuando el notable hijo de Octante se impuso por el canto de una uña y obtuvo un premio colosal: un millón de dólares.

"A El Sembrador no se le dio la importancia que merecía, me parece. No está en la memoria de la gente, en lo popular, y es un caballo que hizo historia, con los problemas físicos que tenía. Había llevado a Brasil un kinesiólogo, y Alfredo Benítez le tiraba de la paleta", evoca.

El Sembrador nunca hubiera hecho semejante campaña (ganó el Jockey Club, fue segundo en el Latinoamericano) sin aquel tratamiento casi para humanos. Es Después está en una situación parecida y también es un héroe de las pistas: acaba de imponerse en la Copa de Oro (G 1-2400 m), en San Isidro.

Palacios es veterinario y quiere sacarle importancia al tema, por pudor y por prudencia. Pero uno se resiste; es un lujo cómo lo explica, ojalá sepa disculpar: "Es un caballo totalmente sano, pero tiene problemas en la articulación escápulo humeral (en el encuentro, donde las manos entran en el pecho). Es una de esas cosas que tienen los caballos a las que nadie presta atención, pero yo sí y todos los días hay que estar acomodándolo, hay que hacerle una maniobra kinesiólogica. Le ocurre en reposo pero se ve que es cuando se echa a dormir o cuando se para y le pasa algo así como a los humanos que se les sale el hombro. Alfredo Benítez está todo el tiempo, hoy (por el lunes) vino a tratarlo a las 5.50, porque el caballo trabajaba. Es un problema menor, se soluciona, no debe ser doloroso, pero se nota que camina o trota raro y a veces le cuesta un poquito más cambiar de mano. Muchos caballos corren con eso y nadie lo ve, por ahí no cambian de mano por eso".

Luego, el cuidador habla del posible desarrollo y de la elección de los jinetes, que no fue sencilla: "La idea es que Es Después vaya entre los punteros o ahí; Pit Bull muy cerquita, tercero cuarto e Interbanking del medio para adelante. Ninguno muy atrás. Todo depende de cómo se dé el desarrollo. Los tres llegan bien, con buenos trabajos. Pablo Carrizo corre a Pit Bull, Aníbal Cabrera a Interbanking y Ortega Pavón, como siempre, a Es Después. Hubo que cambiar porque Altair -jinete habitual de Pit Bull e Interbanking- monta a Hi Happy (el favorito). Cabrera lo corrió una vez a Interbanking, cuando era otro Interbanking, un caballo que había empezado tarde porque nació en noviembre, y corría diferente. Maduró de a poco hasta convertirse en este caballo. Le costó alcanzar un buen nivel".

Para José Luis Palacios "lo importante es llegar con los caballos sanos, lo demás?" Y los tres están "muy bien", aseguró. Para apuntalar la bendición de correr el Carlos Pellegrini con tres caballos.

17
Son las carreras de la reunión del sábado, en San Isidro, donde habrá atracciones para toda la familia, desde las 13.

Los controles del doping previos resultaron negativos
Las muestras de sangre que se tomaron a los caballos argentinos para el Pellegrini, radicados en San Isidro, La Plata y Palermo, fueron negativas. Las extracciones se realizaron entre el jueves y viernes pasados, con la intención de alcanzar la mayor transparencia. Antes, cada entrenador presentó una declaración de los tratamientos terapéuticos aplicados en los últimos 10 días, con su correspondiente justificación veterinaria.

La Nación - Cancha Llena
Leyenda imagen: Es Después, con Ortega Pavón; Pit Bull (centro), el caballo que eligió Enrique Piccardo, y su compañero Interbanking (der). Foto: Archivo
gg/jt
De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional