segunda-feira, 22 de fevereiro de 2016


Jesús Medina: el sacrificio y el empuje para volver a correr

Una arritmia causada por los métodos para no subir de peso lo obligó a colgar la fusta hace cinco años; el regreso, a los 39 años

Foto: ignacio Sánchez
El 15 de diciembre de 2010, la ciudad era un horno. Parecía que había llegado antes de tiempo el verano y era todo un desafío salir a competir bajo el sol para los caballos y los jockeys. En ese contexto, Jesús Medina cruzó el disco del hipódromo de San Isidro en el tercer puesto a bordo de Sound System, se sintió agotado y cuando llegó a su casa le anunció a su mujer, Eugenia: "No corro más".

Hoy, a los 39 años, a más de un lustro de aquella tarde, el entrerriano está otra vez en carrera. Sabe que aquella decisión fue inevitable, vital para su salud. También resultó una enseñanza para la oportunidad de volver a calzarse los breeches y la chaquetilla. "Tomaba pastillas para adelgazar porque me costaba mantenerme en peso y eso me provocó una arritmia. Los médicos no sabían nada, pero me hicieron estudios y tuve que dejar el tratamiento. Fue una macana y casi no la cuento", recuerda este padre de dos mujeres y tres varones. Enseguida tomó conciencia de la gravedad de la automedicación, desechó todos los comprimidos y pensó en un pet shop, un plan B para su vida laboral, lejos de los caballos y cerca de su casa, en San Miguel.

La balanza es para los jinetes como el espejo para las modelos. El paso del tiempo requiere mayores sacrificios para conservarse en forma. Salirse de esa ruta hace perder el rumbo. Nada en lo que Jesús fuera a pensar a los 9 años, cuando su físico pequeño era ideal para apilarse en petisos en competencias que se hacían en campos de Gualeguaychú, donde se crió y volvió a sentir el gusto por las carreras, en noviembre pasado.

Medina llegó a pesar 74 kilos. La cría y venta de perros le permitían llenar la heladera, pero no le colmaban el apetito profesional. "Fueron más de cuatro años sin andar a caballo. Estaba muy triste. Mi papá, Pedro, que es entrenador y nunca me había dicho nada de ningún triunfo mío, me decía que si yo no era jockey no tenía sentido para él ver carreras. Yo soñaba todas las noches que corría", confiesa, apesadumbrado, como si las imágenes de aquellas madrugadas se mantuvieran despiertas.

"Una mañana me levanté, casi exaltado después de otro de esos sueños, y le dije a mi mujer que iba a volver a correr. Me miró y se rió; no me creyó. Empecé a ir a trotar, a cuidarme en las comidas, y cuando estaba en 61 kilos volví a arrimarme a un hipódromo", profundiza el jinete. En el paso siguiente se involucraron su amigo y ex jockey Marcelo Ruiz, el entrenador Rubén Quiroga, el peón Ezequiel Garzón y Héctor Ruiz, que armaron una cadena de alertas. "Ruiz le avisó al cuidador que yo estaba en peso otra vez, Ezequiel preparó dos caballos en Gualeguaychú y Héctor hizo fuerza para que también los corriera días después en Villaguay", revela. Uno ganó y fue el gancho definitivo para la vuelta. "Al otro día empecé a ir a montar allá. No importaba que tuviera dos horas de viaje desde casa", subraya. Era el tiempo de recorrer en auto el camino que de chico hacía en ómnibus, mientras leía las páginas deportivas de los diarios, motivado especialmente por tener noticias de Chacarita Juniors.

"Ahora en Gualeguaychú no están corriendo. El hipódromo quedó mal después de un recital del Indio Solari, pero al menos se sigue pudiendo entrenar", señala. De todos modos, volvió a encontrar apoyo aprontando caballos de los entrenadores Carly Etchechoury y Miguel Cafere. Las ofertas para montar seguido en San Isidro, en Palermo y en La Plata se repiten con ellos y con gente del interior del país que lo convoca. Ya logró varios festejos desde su vuelta. "Ahora tengo conducta. Ningún día dejo de trotar, hace más de un mes que no como pan ni una milanesa con papas fritas ni tallarines con estofado... ¡Hay que hacer el sacrificio! Los triunfos, la constancia y la confianza permitirán que lleguen más y mejores oportunidades", sostiene. El mensaje transmite una enseñanza a los más chicos, cada vez más rebeldes en la sociedad y en la profesión.

Medina nunca pasó tanto tiempo fuera de las pistas. Los jockeys saben que pueden quedar al margen por lesiones o suspensiones. Ninguno quiere imaginar ese día en el que ceden en su lucha contra el peso. Jesús ha sufrido fracturas de tibia y peroné, en 1998, y de brazo y mano, en 2007, éstas en serie, luego de superar una pubalgia. Gajes del oficio.

"Ya no me planteo demasiados objetivos. Espero poder correr unos 4 o 5 años más. Que haya trabajo. Hace unos meses estaba en 74 kilos y volver a correr es una sensación inexplicable. Ésa es la carrera más importante de mi vida y ya la gané", asegura. Su perseverancia y el tiempo dirán hasta dónde le saca el jugo a esta nueva oportunidad..

 Por Carlos Delfino | canchallena.com

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional