sexta-feira, 11 de março de 2016


Cómo reconocer y tratar la laminitis (infosura) en caballos

Si notas que tu caballo no actúa con normalidad o camina de forma extraña, podrías tener que hacer que lo revisen para determinar si sufre de laminitis. Esta enfermedad puede afectar a los caballos de cualquier edad y debes observar la presencia de sus signos. Si no conoces los síntomas de la laminitis o qué debes hacer para tratarla, este artículo te ayudará a identificar los síntomas en tu caballo.

Parte 1 de 3: 
Reconocer la laminitis o infosura

  1. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 1
    1
    Comprende qué es la laminitis. La laminitis es una enfermedad que causa cojera en los caballos. Antes se asociaba principalmente a los ponis con sobrepeso, pero esta puede afectar a los caballos de cualquier edad o tamaño.[1]
    • Esta enfermedad provoca el debilitamiento de las láminas, las cuales unen el hueso pedal al interior del casco.[2] El hueso pedal de los caballos se separa del interior del casco. Por lo tanto, este hueso puede girar y, en ocasiones, incluso penetrar la suela.[3] Cuando penetra la suela, se denomina “infosura”.[4]
    • Esta unión está compuesta por una capa no viva y una capa viva sensible, al igual que las uñas y los lechos ungueales. La separación ocurre cuando esta capa se desprende.[5]
  2. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 2
    2
    Busca la presencia de los signos tempranos de la laminitis. La etapa temprana de la laminitis se llama etapa aguda. En ella, el caballo ha desarrollado laminitis, pero el casco aún no se ha separado.[6]
    • Préstale atención al estado de ánimo de tu caballo. Él podría lucir triste y su apetito podría ser menor al habitual.[7]
    • El caballo tratará de evitar el ejercicio, ya que caminar será doloroso. También podría mantenerse de pie de forma diferente a la habitual para tratar de aliviar el dolor. Por ejemplo, podría empujar sus patas delanteras hacia adelante para aliviar la tensión.[8]
    • Observa si hay cambios en su forma de caminar, como no poder dar vuelta con facilidad, especialmente en las superficies duras. Incluso si parece estar bien cuando camina en superficies suaves, la forma en la que se comporta sobre las superficies duras podría delatarlo.[9] Asimismo, el caballo podría querer cambiar una pata por otra en todo momento.[10]
  3. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 3
    3
    Observa si hay cambios en el casco. El casco podría crecer de forma diferente, creando anillos extraños. Además, la línea blanca podría crecer más de lo normal en un anillo.[11] Podrías notar que los cascos tienen escamas o parecen desmenuzarse cerca de los bordes.[12]
    • También palpa los cascos, ya que podrían estar calientes al tacto durante las etapas tempranas.[13]
  4. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 4
    4
    Revisa si hay un aumento de la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria. Cuando tu caballo inicie las etapas tempranas de la laminitis, la frecuencia cardiaca y la respiratoria pueden empezar a elevarse. La frecuencia cardiaca podría elevarse de 60 a 120 latidos por minuto, mientras que la frecuencia respiratoria puede cambiar de 80 a 100 respiros por minuto.[14]
  5. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 5
    5
    Observa la presencia de los signos de la etapa subaguda. La etapa subaguda de la laminitis ocurre cuando la laminitis ya tiene 3 días, pero aún no hay un desprendimiento. Los síntomas son en realidad menos notorios en esta etapa, pero son los mismos de la etapa aguda, como el aumento de la frecuencia cardiaca y el cambio de la postura al caminar.[15]
  6. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 6
    6
    Observa si hay cambios en la forma en la que el caballo se mantiene de pie. Sus patas estarán doloridas, por lo que no querrá apoyar su peso sobre ellas. Una postura común es balancearse hacia atrás, depositando la mayor parte del peso en sus patas traseras. Esto hace que parezca que el caballo se está inclinando hacia atrás. También es difícil hacer que el animal se mueva. Si encuentra una forma de estar de pie que le resulte cómoda, rehusará moverse para que no le cause dolor. La etapa crónica empieza cuando el casco se desprende.[16]
    • Observa si el caballo quiere descansar. Si el caballo quiere recostarse o descansar con más frecuencia de la normal, esto puede ser signo de un problema. Asimismo, si el caballo rehúsa a salir de su box o a caminar, es probable que sea un signo de que la laminitis ha llegado a la etapa crónica.[17]
    Parte 2 de 3: 

Tratar la laminitis o infosura

  1. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 7
    1
    Llama al veterinario de inmediato. Descríbele en detalle lo que observes. Tomale la temperatura a tu caballo, la frecuencia cardiaca y la respiratoria. Todo dueño de un caballo debe contar con un estetoscopio que funcione y un termómetro rectal a mano, y debe saber cómo usarlos.[18]
  2. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 8
    2
    No obligues a tu caballo a caminar o moverse. Si tu caballo muestra signos de cojera, no le obligues a ejercitarse. Si se encuentra a una distancia considerable de casa, debes transportarlo en un remolque. Coloca una cama de virutas grueso de 10 o 12 cm en su box. Estas virutas brindarán un almohadillado a tu caballo, lo que le ayudará a aliviar parte del dolor.[19]
  3. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 9
    3
    Adopta algunas medidas paliativas mientras esperas a que llegue el veterinario. Adoptar las siguientes medidas antes de que el veterinario llegue hará que su trabajo sea más fácil y le brindará a tu caballo el alivio que tanto necesita.
    • Emplea la terapia con frío. Esta es prácticamente la misma que se emplea en los humanos.[20] Colocarás hielo debajo de las patas del caballo, tal como lo harías con una rodilla o un tobillo lesionado en una persona. Puedes aplicarle el hielo al caballo usando un caldero o cubo con hielo y agua, o unas botas con hielo. No le dejes el hielo colocado durante más de 30 minutos.[21]
    • Adminístrale un analgésico antiinflamatorio no esteroide. Estos tipos de analgésicos ayudan a aliviar el dolor, evidentemente, pero también pueden aliviar la inflamación. Por ejemplo, puedes darle a tu caballo Equioxx, Danilon o fenilbutazona (“Bute”).[22] No debes administrarle estos medicamentos al caballo si consume esteroides, ya que consumirlos juntos está contraindicado y puede ser una combinación mortal. Siempre habla con el veterinario antes de darle algún medicamento de venta con receta a tu caballo.
    • El tratamiento para la laminitis puede variar dependiendo de la gravedad de la condición; sin embargo, durante muchos años, la medida principal es hacer que tu caballo inicie un régimen de fenilbutazona, la cual es un potente antiinflamatorio. Esto y el uso de calzado apropiado que brinde soporte son dos tratamientos empleados para ayudar a aliviar el dolor o la enfermedad.
  4. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 10
    4
    Permite que el veterinario diagnostique su condición. El veterinario revisará la presencia de los síntomas indicados anteriormente examinando al caballo; él está mejor capacitado para detectar los síntomas. También podría hacerle una radiografía para examinar el interior del casco.[23]
    • Pregúntale durante cuánto tiempo deberás administrarle antiinflamatorios a tu caballo. Cuando le administres algunos de estos medicamentos (como Bute) a tu caballo, podrías tener que descansar un día después de aproximadamente una semana.[24]
  5. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 11
    5
    Consúltale sobre la acepromacina. Este medicamento puede aumentar el flujo de la sangre hacia las láminas, lo que ayuda a aliviar la condición en algunos casos. Esta también puede sedar a tu caballo hasta cierto punto, lo que le mantendrá calmado y hará que sea menos probable que sufra una lesión aún mayor.[25]
  6. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 12
    6
    Recurre a un herrero ortopédico (uno con cualificaciones adicionales para el tratamiento de las condiciones como la laminitis con calzado corrector) para que evalúe al caballo. Él podría aliviar parte de la presión ejercida en la pata mediante el uso de herraduras o botas especiales. También puede evaluar al caballo para determinar si el uso de plantillas es necesario. Sé cuidadoso si vas a aplicar alguna medida por tu cuenta, ya que si lo haces mal, podrías inclinar el ángulo del casco y posiblemente precipitar el hueso pedal, penetrando la suela del casco.[26]
    • Puedes cortar un pedazo de espuma gruesa del tamaño del casco. Este debe tener un grosor de unos cuantos centímetros para ponerle un apósito acolchado al caballo.[27]
  7. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 13
    7
    Investiga las posibles causas de la enfermedad para prevenir que ocurra nuevamente. En ocasiones, la laminitis surge debido a que el caballo tiene sobrepeso y come pasto fresco, pero no siempre es el caso. Otras enfermedades pueden provocar episodios de laminitis. Las investigaciones sobre esta enfermedad aún continúan, ya que sus mecanismos y los mejores métodos de tratamiento y prevención aún no se comprenden por completo.[28]
    • Un examen importante para determinar la causa es medir el nivel de azúcar en la sangre del caballo, ya que demasiada azúcar en el sistema es un factor de riesgo para esta enfermedad.[29]

Parte 3 de 3: 
Prevenir la laminitis

  1. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 14
    1
    No alimentes al caballo con demasiado almidón o azúcar. Ciertos pastos son demasiado azucarados para los caballos, quienes no pueden digerir el almidón. Con frecuencia, el pasto en primavera y otoño es demasiado azucarado,[30] así como el que se siembra especialmente para el ganado.[31] Si bien los expertos no están seguros de la razón, este exceso de almidón en el cuerpo del caballo puede provocar la laminitis.[32]
    • Evita alimentar a tu caballo con pasto para ganado y también evita hacerlo pastar justo después de una helada. Asimismo, el pasto muy consumido puede desarrollar un contenido de azúcar demasiado alto para tu caballo.[33]
  2. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 15
    2
    Limita el consumo de cereales. Si bien los caballos pueden consumir un poco de cereal en sus comidas, trata de no darles demasiado. Debes limitar en particular los cereales ricos en melazas. Al igual que el pasto demasiado azucarado, demasiados granos pueden causar un exceso de almidón en el cuerpo del animal, lo que provocará laminitis.[34]
    • No le des más de 1,3 o 1,8 kg de cereal a tu caballo por comida.[35]
  3. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 16
    3
    Observa la presencia de los signos de la laminitis después de una infección. Una infección en otra parte del cuerpo también puede provocar laminitis. Por ejemplo, una yegua que no expulsa toda la placenta puede desarrollar una infección. A su vez, esta yegua puede desarrollar laminitis.[36]
    • Otras enfermedades también pueden provocar laminitis, como la enfermedad de Cushing. Ten cuidado con la laminitis si tu caballo tiene la enfermedad de Cushing.[37]
  4. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 17
    4
    Observa si presenta laminitis después de haber consumido corticosteroides. Si tu caballo recientemente ha recibido un tratamiento con esteroides, asegúrate de observar si presenta los síntomas de la laminitis. Debes prestar atención en particular cuando tu caballo haya consumido una dosis muy alta de esteroides.[38]
    • Ten en cuenta que los esteroides y bute no deben consumirse de forma concomitante; esto puede ser mortal. Si tu caballo desarrolla una laminitis posterior al consumo de esteroides, siempre consulta con el veterinario antes de administrarle bute para aliviar el dolor.
  5. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 18
    5
    Evita que los caballos corran sobre superficies duras. Otro factor que puede provocar laminitis es hacer que los caballos trabajen de forma muy extenuante sobre superficies duras, como el hormigón o cemento. Asimismo, los caballos con sobrepeso pueden sufrir de laminitis, ya que el peso adicional agrega presión en los cascos.[39]
  6. Imagen titulada Recognize and Treat Laminitis (Founder) in Horses Step 19
    6
    Mantén los cascos de tu caballo recortados. Si no mantienes cortos los cascos de tu caballo, este puede presionarlos de forma excesiva. Esta presión puede dañar las láminas, lo que a su vez puede provocar laminitis.[40]
    • Contrata a un herrero local para mantener cortos los cascos de tu caballo. Además de recortarle los cascos, el herrero sabrá qué signos de la laminitis se deben observar, así podrá identificarla antes que tú.[41]


  • Si bien puedes escuchar distintas opiniones de otros dueños o entrenadores de caballos, no tardes en llamar al veterinario. Mientras más pronto se trate el problema, mayor será la probabilidad de lograr un resultado positivo.


By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional