quarta-feira, 8 de junho de 2016








Un día en las carreras …. de Epsom. El Derby Day

Antonio de Juan
Mi primer contacto con el turf internacional se remonta a 1986 cuando quedé más que impresionado con el remate que Dancing Brave se marcó en el Arco con un Pat Eddery viniendo desde el fin del mundo. Desde entonces, poquito a poco y con la poca información que llegaba a nuestro país a través de los Racing Post, Sporting Life, Pacemaker o Courses et Elevage me fue entrando el gusanillo y desde 1990 me convertí en un seguidor impenitente de la temporada europea.
Por eso y por lo que siempre ha significado para la cría del pura sangre inglés, tenía en elDerby de Epsom la carrera de referencia en el calendario europeo, siendo uno de mis sueños de juventud el asistir in situ a una de sus ediciones. Ahora que uno ya peina canas y acaba de entrar en lo que se denomina “mediana edad” y por la calle los chavales le empiezan a decir “Señor” cuando me preguntan algo, no podía decir que no a la sugerente oferta que, año tras año, me hacían mis ilustres compañeros de fatigas Javier y César de vivir intensamente el Derby Day. Tampoco me fue difícil convencer a mi hermano del alma turfístico Jesús, con quien he compartido afición desde que un día en la Facultad de Derecho allá por finales de los 80 descubrimos nuestro maravilloso secreto de que a los dos nos apasionaban las carreras de caballos. De hecho, el convencerle para que nos acompañara a Epsom y se sacara los billetes de avión,  duró lo que va de una mañana de carreras en La Zarzuela hasta el lunes siguiente a primera hora, algo menos de lo que dura una carrera de 5 furlongs.
Los preliminares del viaje
Sabiendo de antemano que el Derby se disputa el primer sábado del mes de junio, fue fácil hacernos con un plan de viaje que nos resultara accesible y sobre todo lo menos caro posible. Siguiendo la tradición de César y Javier, la idea era irnos a primerísima hora de la mañana en el primer vuelo a Londres y concertar un taxi para que nos dejara en la puerta del hipódromo y una vez disputado el Derby, que otro taxi nos volviera a dejar en el aeropuerto para coger uno de los últimos vuelos para Madrid. Plan ajustadísimo en el tiempo pero conociendo la puntualidad inglesa en la celebración de las carreras, los únicos inconvenientes que podrían estropearlo serían los atascos de salida del hipódromo, no muy habituales por no ser el Derby la última carrera en disputa.
El siguiente paso era buscar una acreditación para que nuestra modesta página web estuviera presente como prensa y poder informar a los aficionados españoles del evento y cuando se abrió el plazo para solicitarla, me atreví a ello. Tuve la inmensa fortuna de contar con la paciencia de Sarah-Jane Muirie, encargada de dar los pases de prensa y después de unos cuantos correos para dar a conocer Corta Cabeza su amabilidad estuvo por encima de la media pues no solo nos dio dos pases para Jesús y para mí sino que todo fueron facilidades antes y durante el día de la carrera. Muchísimas gracias Sarah-Jane por tu atención y amabilidad.
Y llegó el día…
Sábado 4 de junio. El despertador suena a las 4,30 de la mañana. Creo que desde que nacieron mis hijos hace más de 16 y 14 años respectivamente y teníamos que poner el despertador para darles el consabido biberón en los primeros días de vida, no me había levantado tan temprano un sábado. Con sueño, pero feliz como un niño con zapatos nuevos, cogí pases, prismáticos y el ipad para sacar unas fotillos y bajé al portal donde estaba esperando Jesús para irnos al aeropuerto. Allí nos encontramos con Javier y César y empezó nuestra aventura… Epsom, there we go!!
El vuelo aterrizó sin problemas en un Londres gris y nublado (vamos, el de casi todos los días) y allí nos esperaba el taxi que nos dejó en la puerta del pub Derby Arms, enfrente de una de las entradas del hipódromo. Durante el camino no dejamos de admirar la zona del condado de Surrey donde se encuentra el hipódromo de Epsom Downs, con sus árboles frondosos y sus casas residenciales, dando al entorno un cierto tono especial, como algo mágico.
La primera impresión que me causó Epsom es la de un hipódromo con solera, donde se ha sabido combinar la tradición británica marca de la casa con las modernidades de las dos grandes tribunas, la Duchess Stand y la Queen’s Stand. Para acreditarse en el Centro de Prensa hay que atravesar la pista de hierba unos metros después  del poste de llegada y aquí se produjo uno de los momentos más emocionantes del viaje. Girando la vista hacia Tattenham Corner, 800 metros más allá se descubre el secreto del éxito del Derby. En una pista que tiene una bajada pronunciada hacia la meta con una considerable pendiente hacia los palos de dentro y con unos metros finales en subida, uno se da cuenta de lo complicado que debe resultar para un caballo que llega casi sin resuello acabar la carrera en condiciones y como la stamina y el equilibrio en el galope son tan importantes para ser un Derby winner.
20160604_094054
En la mítica recta de Epsom, mis compañeros de viaje, Jesús, César y Javier
En el Centro de Prensa todo fueron facilidades. Nos dieron de desayunar, de comer y de merendar, nos facilitaron todo lo que necesitamos y el trato con nosotros fue exquisito. Como seguidor impenitente de los Channel 4, Racing UK o Attheraces muchas de las caras me eran conocidas y allí estaban los Tom Segal, John McCririk, Graham Cunningham, Jason Weaver demás figuras de la prensa del turf mundial.
IMG_7565
Homenaje a las viejas tradiciones
Como faltaban todavía cuatro horas para que empezara la jornada, nos dimos un garbeo por el hipódromo visitando los puntos de obligada parada. La estatuta de Generous(ganador en 1991) que preside el Queen’s Stand o el homenaje al gran Federico Tesiocon su famosa frase acerca del “trozo de madera” son dos de los imprescindibles. A medida que pasaron las horas aquello se fue llenando de gente pudiendo distinguir entre el glamour de las chisteras y los tocados de las señoras y señoritas y los peculiares aficionados de verdad con la pinta de cerveza en una mano y el Racing Post arrugado en la otra, todo ello envuelto en el clásico aroma inglés del “fish and chips” y del olor a kétchup, mostaza y vete tú a saber qué otro tipo de salsas.
IMG_7576
IMG_7583
Homenaje al gran Generous (recuerdo eterno de nuestro admirado y añorado Gonzalo Griñán del que era gran admirador) y homenaje al eterno Tesio.
Ni que decir tiene que enfrente de las tribunas no podían faltar ni la noria y las atracciones sacadas de cualquier ferial de hace 40 años ni los autobuses de dos pisos en los que la plebe estaba dispuesta a pasar un día de campo viendo su Derby. Todo ello daba un aire festivo al día propio del pueblo que, como dice Javier, “es el que mejor sabe divertirse del mundo”.
Las primeras carreras del meeting
Después de una parada técnica para almorzar en la sala de prensa estudiando por arriba y por abajo las carreras previas al Derby, la jornada iba a dar comienzo. Primero, la llegada de The Queen, puntual a las 12,50 y la recepción bajo los sones del “God Save The Queen” en el año que la Reina Isabel ha cumplido nada menos que 90 años. Después, visita al paddock para ver los caballos y subida a la tribuna. Desde la tribuna principal, se puede apreciar perfectamente lo diabólico del trazado de este singular hipódromo. Desde la falda de una colina la pista sube y sube hasta lo alto de la colina, donde se observa una diferencia de altura evidente. Después, súbita bajada por Tattenham Corner donde los caballos salen como despedidos hacia la recta final y es necesario equilibarlos antes de afrontar los últimos 600 metros. Y finalmente, interminable recta hasta el poste de llegada que parece que nunca se va a alcanzar. Vamos, lo que un castizo definiría como “la leche”.
En la primera, un hándicap de tres años de caballos de alto valor, destacaban las montas de Dettori, CARTAGO, un Abullah hijo de Dansili y de Moore, POET’S WORD, un hijo de Poet’s Voice entrenado por Sir Michael Stoute, un gran tipo con el que tuve la suerte de sacarme una foto. Sin embargo, la gloriosa incertidumbre nos dejó la victoria del petardoGAWDAWPALIN, un 25 a 1 con un segundo, GOODWOOD ZODIAC, a 33 a 1 y el terceroHIGH GROUNDS, a 16 a 1. Como novatos en el hipódromo, el each way de este último nos reportaron 26 muy ricas pounds.
IMG_7628
Sir Michael Stoute, crack como entrenador y persona
La segunda era un Grupo 3 dedicado a las féminas sobre la milla y las francesas SAYANAROSIE COTTON sobresalían entre las favoritas. Sin embargo, la más joven de todas,EPSOM ICON, la única tres años, supo aguantar el remate en tromba de las franchutes y hacerse con la victoria. Buena monta de Silvestre de Sousa y un poco más discutibles las de Soumillon y Barzalona.
Decidimos cambiar de ubicación para la disputa del otro Grupo 1 del día, la Coronation Cup con los ganadores de Grupo 1 POSTPONEDFOUND, ARABIAN QUEEN o SIMPLE VERSE. Fue precioso ver salir los caballos a la pista y dirigirse hacia el poste de salida y ver en vivo a nuestros ídolos Moore, Dettori o los trainers Roger Varian o el clan de los O’Brien. La carrera fue un monólogo de los dos caballos de Varian, el pacemakerROSEBURG y el favorito POSTPONED. Entre ellos se cocinaron la carrera y el primero puso el ritmo y consiguió llegar el tercero y el segundo se mostró intratable añadiendo un nuevo Grupo 1 a su largo historial presentando la más seria candidatura por ahora al Arco de Chantilly del próximo otoño, con permiso de los japoneses. Entre medias de los dos se coló una FOUND que hizo una buena carrera teniendo en cuenta que los 2400 metros de Epsom son demasiado duros.
IMG_7630
POSTPONED en su salida a pista
El tradicional hándicap de 5 furlongs en línea recta que precede al Derby es un espectáculo en sí mismo porque los caballos se lanzan a tumba abierta desde el fondo de la recta y ahí el que no tenga una buena posición está perdido pues es muy difícil remontar. La victoria fue para un clásico en estas lides, ganador en 2014, de nombreCASPIAN PRINCE que resistió por corta cabeza el rush final de KIMBERELLA, que si no es porque salió un tanto lento hubiera sido el ganador.
El DERBY
Solo nos quedaba disfrutar del plato fuerte del día, de la carrera mítica que habíamos venido a ver. En todos los preliminares de esta 237ª edición del Derby se decía que era un Derby menor, una carrera sin un favorito claro y con muchas incógnitas que resolver. El lote de 16 unidades presentaba una mayoría de nietos de la matrona Urban Sea bien a través de su hijo Galileo, bien a través de Sea the Stars. Hasta cinco caballos de O’Brien con dos Godolphin, incluido el invasor francés CLOTH OF STARS y un par de irlandeses de tronío como HARZAND y MOONLIGHT MAGIC. Favorito antes de la salida, US ARMY RANGER, único imbatido, algo jugado ULYSSES y rumor el Aga Khan HARZAND.
Preliminares siguiendo la tradición, con visita de la Reina al paddock, salida de los jockeys todos juntitos, desfile delante de las tribunas y camino lento y pausado hacia el poste de llegada. Buscar un hueco en las tribunas del Duchess’s Stand es más difícil que lo de la aguja en un pajar pero a base de codazos y empujones conseguimos Jesús y yo colocarnos en el sitio perfecto donde ver el recorrido.
20160604_161811
HM The Queen, no podía faltar este día a sus 90 años.
Con terreno good to soft es decir, tirando a blando, la carrera se resume en un ritmo bueno pero sin exagerar de PORT DOUGLAS hasta Tattenham Corner, con HARZAND bien colocado en el medio del pelotón y US ARMY RANGER a mi juicio, demasiado atrás. Al inicio de la recta final el primero en dar fue IDAHO, con galope contundente, que se llevó a su estela a HARZAND, con galope progresivo, claramente de menos a más. Por atrás,Ryan Moore trataba de equilibrar a US ARMY RANGER y buscar su remate por todo el exterior. Cuando HARZAND consiguió superar a IDAHO solo le quedaba resistir el tremendo rush final. Por un momento, US ARMY RANGER se puso a la altura deHARZAND y pareció sobrepasarle pero ay, la stamina, la esencial stamina pasó factura yHARZAND pudo mantener poco más de un cuerpo en el “trozo de madera”. Tercero,IDAHO y cuarto muy atrás, WINGS OF DESIRE, otro de los favoritos, ganador del Dante al que la distancia del Derby se le hizo un mundo.
Investec-Derby
image
Loor y gloria al Aga Khan que se hacía con su quinto Derby (SHERGAR, 1981 –SHARASTANI, 1986 – KAYHASI, 1988 – SINNDAR, 2000 fueron los anteriores) a Pat Smullen y a Dermot K Weld que vencían por primera vez. Casualidades o no, tanto el jockey como el entrenador se estrenaban en un Derby como Jesús y un servidor. Ironías del destino.


34EB62FF00000578-3625297-image-a-69_1465056918416
Final de trayecto
Sin más que tiempo que para saborear en el camino al taxi de vuelta las emociones que nos había dejado el día de carreras, raudos y veloces llegamos al aeropuerto y antes de coger el avión de vuelta repusimos las fuerzas perdidas. Sin mayor novedad, llegamos a Madrid al filo de la medianoche, cansados pero felices de cumplir con el objetivo. Ya puedo contar a mis nietos que un día estuve en el Derby de Epsom.

De Turf Un Poco
Fotos: Reuters - 

Video YouTube: Bulent Eskitutuncu
Corta Cabeza
By Mário Rozano

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional