sexta-feira, 1 de julho de 2016





SI DE VENCER SE TRATA, ESTA ES LA HISTORIA DEL GRAN VINXI





Costó hilvanar los hechos, y seguramente falten detalles. Empero, acá está parte de la historia del formidable Vinxi (Laramie Trail-Wild Violet), “El Vinxi” como lo recuerdan en Santa Fe. Apodado “Vencedor” en la calle, corría donde le toque, haga frío, calor, llueva o truene, sólo corría y nunca cobró un solo peso por hacerlo, ni se imaginaba todo lo que le iba a pasar.

Seguramente su caso resultó el único en la historia del turf nacional y podríamos animarnos a decir que acaso a nivel mundial, pues fue secuestrado, corrió para sus secuestradores y vivió todo tipo de aventuras.

Nacido en el Haras El Candil, en una época donde los hijos de Laramie Trail hicieron estragos (Pitador, Lupín, Librado, Más Valiente, Le Soleil, Preciosura, Alentado, etc.), desde chico su nombre empezó a sonar en el ambiente turfístico, pues ganó debutando la Polla de Productos en La Pampa con la monta de Héctor Calvente, y también se impuso en el Hipódromo de Palermo al realizar su estreno oficial, con igual piloto.

A punto defender su invicto, cuando iba por la tercera "adentro", fue misteriosamente secuestrado el 1º de julio de 1988 en Pergamino, de las instalaciones de su cuidador Osvaldo Estevano, y justo en su día de cumpleaños.

Para todos los de stud, “El Paisanito”, y más para su propietario, Elego Cerliani, Vinxi era más que una promesa de tener un buen SPC. Fue la ilusión que todo turfman cobija, la de tener al mejor de su generación; en reiteradas oportunidades quisieron comprárselo, sin embargo su dueño respondía “a los hermanos no se los negocia”. No pudieron por las buenas, y fueron por las malas.

Con apoyo de la policía de Pergamino empezaron las investigaciones, son recordados los avisos de gratificación por datos de su paradero aparecidos en los diarios de ese entonces, y al fin llegaron a la brava Santa Cruz de La Sierra (Bolivia), donde encontraron a Vinxi. Que dicho sea de paso, ya había corrido, ganado y cobrado 30.000 dólares, un platal para el momento, en una gran cuadrera de ambiente muy pesado, con la mayoría de los inscriptos custodiados por hombres armados, y versiones de todo tipo. Allí estuvo invitado el célebre sprinter El Amante; llevado por Juan Udaondo y el “Ruso” Jarcovsky, fue vendido en los días previos, no participó y más tarde se impuso por todos lados, agendándose monstruosa penca en el sur de Brasil.

Con ayuda de informantes, los responsables del cautiverio de Vinxi escaparon después del cotejo hacia el norte, a un pueblito de Bolivia (Colpa) y allí, finalmente, la comisión policial argentina, interviniendo en conjunto con la boliviana, recuperaron a “Vencedor”, encontrándolo al costado de la ruta dentro de un tráiler. Estaba solo, atento, inquieto como para disparar apenas abran las puertas de una gatera.

Volvió a su patria y más tarde, durante 1990 sumaría 6 victorias y un placé en siete actuaciones, siempre conducido por Ricardo Retrivo, incluso el Especial Sargento del 26 de octubre de dicha temporada en Palermo, cuyo pesaje ilustra esta crónica.

No hay charla burrera, sobremesa, en la que no se lo nombre a Vinxi, y surjan nuevas modificaciones a la leyenda, o anécdotas que sólo él sabe. Lo que sí es cierto, es que este animal fue un ejemplo de creer, de luchar y de nunca perder las esperanzas.

Cuenta Nino Cerliani, hermano de Elego, que cuando Vinxi volvió a su casa en Santa Fe, lo largaron a un campo con alfalfa, lo dejaron en el medio del potrero y caminaron hacia la tranquera. Cuando llegaron a ésta, Vinxi estaba justo detrás de ellos, como diciéndoles “no nos separemos nunca más”.

Gonza Yossen y Pablo F. Gallo
https://www.facebook.com/pagina.todoaganador

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional