domingo, 7 de agosto de 2016




RACELAND, un fondista de los de antes



Reaccionado por dentro en el instante justo, luego de ser bandeado en el tirón al atropellar junto a Dulce Sam, el riocuartense Raceland ($ 2.30) salvó su favoritismo en el Clásico General Pueyrredón-G2 (3000 mts., $ 505.634), la prueba más extensa del calendario estelar argentino.

Dirigido de menor a mayor por Gustavo Calvente, el hijo de Inminente ya estaba 5º en mitad de codo, cuando el tordo Conwy había desalojado al líder Golden Cigars para encarar el derecho en ganancia (2:39.34), perseguido por Ligurero.

En la grama tan pesadona como cansadora, a falta de tres cuadras luchaban el moro de Pepe Colman y el alazán del "Keyzer Sose", mientras Raceland y Dulce Sam arreciaban en su busca, para desbordarlos a la altura de los 180 finales, donde la única yegua del lote, por afuera, iba aventajando chiquito al galopador imperial.

No obstante, de los 100 a la raya, el vástago de Inminente respondió al estímulo de su jinete, volvió, y en el disco recortó ½ cuerpo limpito al cabo de 3:17.64 para el recorrido de la distancia muerta. A 3½, Ligurero redondeó una tarea encantadora, 2½ por encima de Conwy, con Gran Aprobación y la carga de refresco de Bajista en los restantes casilleros.

Para el defensor del stud "Los Dos Amigos", el cuarto lauro en ocho gestiones oficiales coincidió con su estreno absoluto en la superficie vegetal. La impecable faena del "Pintita" y el vareo del "Cholo" Zabala convergieron en la hazaña del nieto materno de Numerous egresado del Haras El Trébol, un verdadero stayer a la antigua.

Pablo F. Gallo

Revista TODO A GANADOR

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional