quarta-feira, 3 de agosto de 2016


Santi Ameijeiras, y sus primeros pasos en el Turf


Desde LOCOS DEL TURF, somos fehacientes alentadores de la difusión de la actividad, y en estos días, hemos tomado contacto con el joven Santiago Ameijeiras de a penas 13 años de edad, que nos contaba sus primeros pasos en la actividad, y nos hacía un pedido al que accedimos con gusto, y del cual nos alegramos ya que el TURF necesita renovarse, AQUI EL PEDIDO Y LA NOTA DE SANTI:

""Hola, soy Santiago Ameijeiras, único administrador y creador del blog deportivo: El Deporte a mi Manera. Tengo tan sólo 13 años y de a poco voy descubriendo lo que más me gusta. Acostumbro a escribir sobre fútbol y tenis, pero en estos últimos tiempos he seguido mucho al turf, ya que mi abuelo es propietario de Frío Island, ganador del premio Doña Letra este último sábado. En esta semana escribí mi primera nota sobre esta disciplina y la verdad que ha tenido éxito. Por eso los invito a que la lean en www.deporteamimanera.wordpress.com y opinen sobre ella. Si no es mucho pedir, aunque se que es casi imposible, me gustaría que la publiquen en su página, estaría muy bueno porque sumaría gente que lea mis redacciones y además pienso que sería bueno para ustedes también, ya que pienso que le interesaría al público.
Desde ya, muchísimas gracias. Pido que me respondan por favor, sea o no posible mi pedido, necesito una respuesta concreta. Espero con muchas ansias su correo, saludos.
Santiago - Administrador de 'El Deporte a mi Manera'""

SU NOTA:

Desde que tengo mi blog, siempre he escrito sobre fútbol y tenis, hoy será una excepción. Decido abrir una nueva ventana en esta web, un nuevo deporte para escribir. No es uno de los de mayor repercusión pero pueda que les sea interesante. Se trata del turf, simplemente las carreras de caballos.
Ya pasaron algunos meses desde que empecé a interesarme por esta disciplina, esto gracias a mi abuelo, quien la mantiene como un hobby hace mucho tiempo. En este momento, Frío Island es el caballo que compite en su representación como criador y en la de su socio Héctor. Anteriormente, han obtenido muy buenos resultados hípicos con Frío Wells y Frío Polar, este último disputó su última carrera en mayo de este mismo año.
Las expectativas para Frío Island son muchas. En su debut, a fines de octubre pasado, logró quedar en segundo lugar. Días después, se lesiona y queda parado por ocho meses. En junio vuelve de nuevo a las pistas y se queda con una carrera muy disputada. Su próxima reunión sería la de hace tres días atrás, ya en otra categoría: 4 años, ganadores de una, en la cual se desempeñaría muy bien y terminaría como el campeón, mientras que el favorito de la prueba -según las apuestas y algunas de las revistas especializadas en turf- falló a los boletos y terminó en 7º lugar. Por suerte pude estar presente en esta última y sentir el triunfo desde adentro.
Aunque todavía no tengo ni la mitad de los conocimientos sobre el tema, ya puedo redactar algo simple, dentro de todo. En esta ocasión, más que relatar como fue la carrera, vengo a contarles lo que fue mi primera experiencia en un hipódromo, detalle por detalle, y qué significa conseguir una victoria en esta disciplina.
Teniendo en cuenta que el Hipódromo de Palermo prohíbe el ingreso con calzado urbano o deportivo a la tribuna oficial del mismo, nos pusimos los zapatos y partimos para el mismo con la expectativa de poder celebrar un nuevo triunfo.
Uno de los caballos a cargo del mismo entrenador que prepara los animales de mi abuelo y Héctor estaba por saltar a la pista, por lo tanto, al llegar, nos dirigimos inmediatamente al paddock, sector donde se preparan los caballos antes de la actividad. Este terminaría en el puesto N° 11.
Allí estaba el equipo esperando por la seña para salir a la arena. Antes de lo competitivo, los peones junto a los caballos deben realizar la redonda de exhibición, que consiste en dar varias vueltas en círculo antes de ir a las gateras de salida. Mientras tanto se realiza la charla entre el entrenador y el jockey que correrá esta jornada, en la que los criadores deben estar presentes. Llevándolo al fútbol, podríamos decir que es la charla técnica pre-competición.
Ya dentro de la pista, la campana de largada suena y los caballos se dirigen a las gateras de salida. Al abrirse estas, comienza la hora de la verdad.
Terminada la carrera, nos dirigimos a la confitería y allí esperamos hasta las 20:00 hs., horario programado para el premio Doña Letra, en el cual Frío Island era uno de los favoritos. Mientras tanto, presenciamos varias carreras, entre ellas un clásico de 2500 metros, la distancia más larga después de los 3 kilómetros.
El horario programado se acercaba y los nervios ya se presentaban, faltaban 20 minutos para la campana, Frío Island ya estaba en su box, el número 7, misma cifra que llevaría la tela debajo de la montura.
Estábamos junto a mi abuelo, Héctor y el entrenador en la redonda de exhibición cuando Domingos Altair -jockey designado para esta reunión- salía de los vestuarios, era la hora de la charla pre-competitiva. En esta se le dijo al encargado de correr el caballo que no salga primero, que se quede en la mitad de la carrera para no generar el desgaste físico del caballo y así poder alcanzar el primer puesto en la recta final. Por último se le deseó mucha suerte, montó el caballo y partió para las gateras de salida, mientras que nosotros nos dirigimos a la tribuna oficial del Hipódromo de Palermo.
Luego de la presentación de los corredores, sonaba la campana de salida, esto quiere decir que los caballos y sus jockeys deben entrar en sus respectivas gateras para la largada.
Se abrían las puertas y comenzaba la acción. Lo planteado minutos antes no se veía reflejado en la carrera, Frío Island se posicionaba en primer lugar y así durante el transcurso de toda la carrera. A los criadores no le gustaba mucho esta técnica. Luego de que los caballos hayan pasado el codo, se oía en el hipódromo al relator diciendo: “RECCCCCCTA FINAL”, faltaban 550 metros restantes para el disco y Frío Island seguía sobre los demás participantes. Ya se escuchaba el “Altair viejo no más, Altair viejo no más” de parte del entrenador y su hijo. Recién en los últimos 50 metros, el que llevaba el número 1 -segundo favorito según las apuestas del público-, logra acercarse al 7 pero ya era tarde. Con un cuerpo y medio a favor, Frío Island se coloca en el primer puesto. Estuvo por encima del resto durante toda la carrera, de punta a punta, como le dicen en el turf.
Finalizada la carrera, llegaba el momento que tanto queríamos: la foto. Es parte de la tradición tomar una imagen luego de haber triunfado. Allí se felicitó al jockey y este dijo que “el caballo iba ‘boludeando’, se distraía con las sombras”, pero se cree que con el tiempo esto se ira mejorando.
Esta reunión era clave, según dijo mi abuelo. Si se lograba la victoria, significaría que Frío Island tiene muchísima capacidad en la disciplina.

Más o menos así fue mi debut en el hipódromo. Gracias a dios se pudo ganar y dar esta alegría. Ahora Frío Island asciende de categoría y se coloca entre los de “4 años, ganadores de 2”.
 ¡ESPEREMOS QUE NO SEAN SOLO DOS Y QUE PUEDA CONCRETAR MUCHAS MÁS!
TODOS LOS ÉXITOS SANTI!! 
STAFF DE "LOCOS DEL TURF"
 
By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional