segunda-feira, 8 de agosto de 2016

 

Sobradora Inc llegó justo a tiempo para sostener su invicto

La potranca de Coco Bullrich atrapó al filo del disco a la puntera Feet First y se adjudicó el Clásico Federico de Alvear (G 3), en el césped de San Isidro

En el final, Sobradora Inc se plantó delante de Feet First
En el final, Sobradora Inc se plantó delante de Feet First. Foto: LA NACION / Carlos Lares

Es evidente que Sobradora Inc sabe dónde está el disco. En el debut, la potranca del stud Triunvirato tapó a centímetros del final a True Twins y le ganó por ventaja mínima. Este domingo, la zaina que entrena Roberto Bullrich apareció justo a tiempo para cortar el vuelo de la puntera Feet First y quedarse con el Clásico Federico de Alvear (G 3), por medio pescuezo. Para festejar, primero hay que saber sufrir con la hija de Include.

Si Santa María de Araras planteó un juego de equipo para salirse con la suya, muy cerca estuvo de lograrlo. Feet First fue líder en 1785 metros de los 1800 de carrera en San Isidro. Y cuando se sacó de encima a Twitermanía (llegaría cuarta) y escapó, pronto llegó a marcar amplias diferencias, mientras su compañera Quatro Folhas escalaba posiciones junto a los palos falsos, en una cancha de césped achicada en su ancho. Finalmente, arribaron segunda y tercera, ante el ataque más explosivo de Sobradora Inc.

Ese triunfo de la potranca que guió Fabricio Barroso no sólo le permitió sostener su foja inmaculada en su debut jerárquico. También interrumpió la serie exitosa de Dany Etchechoury, el cuidador de las escoltas, que había festejado este año en todos los clásicos de Grupo para las potrancas de 3 años en San Isidro y Palermo.


Sobradora Inc ganó sus dos carreras al filo del disco
Sobradora Inc ganó sus dos carreras al filo del disco. 
Foto: LA NACION / Carlos Lares
El talón de Aquiles terminó siendo una yegua de Coco Bullrich, quien completó un día soñado después de la clasificación de Los Pumas a las semifinales del Mundial de Rugby. Todavía le quedaba voz para gritar a Sobradora Inc después de una mañana a puro sentimiento con el seleccionado argentino, siguiendo por TV junto a su hijo Bob otro deporte que lo apasiona y del que también fue entrenador, en las inferiores de Champagnat. Un Día de la Madre imborrable.
 
 
 
 
Carlos Delfino
LA NACION

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional