quinta-feira, 29 de setembro de 2016



Rubén Darío Jara, el ejemplo de querer superarse


 
Tiene 26 años, es uno de los integrantes del Curso que UTTA, que con el aval del Ministerio de Trabajo de La Nación, organiza en el Hipódromo de Las Flores  para formar de peones de turf y al concurrir a cada clase semanal se recorre  los casi 100 kilómetros que separa su hogar de Rafaela con el aula de Santa Fe. “El viaje casi no lo siento porque vengo a aprender lo que me gusta”, confiesa.
 
Ya es primavera y el clima agradable acompaña lo que sería la segunda de las diez clases previstas en el Nuevo Hipódromo de Santa Fe para la formación de peones de turf y, entre el grupo de asistentes, uno de los primeros en llegar es Rubén Darío Jara, que desde temprano salió de Rafaela para tomarse un colectivo que lo llevé a Santa Fe y su deseado objetivo: aprender más sobre este oficio  hípico.
 
En épocas donde para los jóvenes la palabra aprender no parece estar entre sus predilectas, el caso de Jara conmueve porque se lo nota con ganas y ese entusiasmo merece el aplauso. “Siento que puedo llegar lejos y estar al lado de los caballos es algo único”, dice, quién como la mayoría de los presentes ya viene con un vinculo previo en esta actividad. “Mi padre fue capataz del entrenador Roberto Pellegatta en Buenos Aires”, confirma un dato  para entender que, en su caso como el de muchos de sus compañeros,  es una labor que se hereda de familia.
 
El tiempo de espera en la terminal de ómnibus, tanto de ida como de vuelta y la distancia; más el propio gasto de los pasajes no parecen atentar contra su voluntad de conseguir el certificado de fin de curso UTTA, que se potencia ya que tiene la garantía que aporta el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. “Nos da posibilidades a muchos de nosotros de incluirnos laboralmente. Estoy muy agradecido a UTTA. El viaje casi no lo siento porque vengo a aprender lo que me gusta”.
 
La vida laboral de su padre fue cambiando de destino. Tras un extenso periodo en Buenos Aires, se mudaron a Paraná y hace unos años que toda la familia está afincada en Rafaela. “Por el tema de los caballos, con mi familia nos fuimos mudando a diferentes provincias. Ahora que ya estoy más grande busco hacer mi propia historia, siempre ligado a las carreras”, profundiza.
 

Llega el momento de la charla práctica, en la que el profesor Ramiro Zelko exhibe un caballo más que manso en uno de los boxes que están dentro del mismo hipódromo de Las Flores  para explicar su adecuada limpieza tanto del pelaje como de los cascos. Los ojos de Rubén brillan de contento; está en su salsa, no hay discusión que esto es lo suyo y no existe distancia alguna que lo separe de este aprendizaje.

Locos del Turf / /Utta

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional