segunda-feira, 9 de janeiro de 2017


INVASOR, un pingo que aún nos hace soñar 

 



MONTEVIDEO – URUGUAY 

A invasor lo conocí hace unos años de la mano de Sebastián Heredia, de los mejores periodistas de turf, el vio que me gustaban las carreras y que le preguntaba cosas, así que la me presto un libro, una acción que conlleva compartir algo que uno quiere con alguien que parece querer lo mismo, como el entendía que me pasaba y ese libro era INVASOR. La historia me pareció fascinante, de esas que no te dejan apagar el velador así nomás; ese libro, esa historia no hizo más que enamorarme aún más del turf, y sellar más a fuego esa idea que tengo que, “si tenes corazón, podes llegar a ser pingo aunque los pronósticos hayan dicho que no podías”, así, como le paso al crack del libro.

El año pasado tuve la enorme y generosa invitación de ir por primera vez al Gran Premio Ramírez en el Hipódromo de Maroñas y a su vez me invitaron a conocer el Haras Cuatro Piedras, lugar donde volvió a residir desde el 2015 (al menos por tres años…) y ahí conocí a INVASOR; Para mi verlo fue como ver a Mick Jagguer, así me sentí al verlo, agradecida de la vida por haberme dejado conocer cosas lugares personas, animales, sangre y corazones que nunca jamás pensé posible que existieran y mucho menos conocer.

Este año nuevamente fueron generosos conmigo y me invitaron a volver a visitar al país hermano, ser parte del Gran Premio Ramírez 2017 además de volver a pasar un día tan increíble en Haras cuatro piedras, no solo volver a verlo a él, y ver cómo, un pingo pasado de inteligente te mira y te toca el alma, mira entre desconfiado y como si dijera “Volviste”, no voy a hablar de su historia que la conocen todos, no voy a poner su pedigree porque está al alcance de cualquier clic por internet, lo que voy a decir, es que pasamos una tarde inolvidable en el Haras Cuatro Piedras, con amigos, con colegas, con animales magníficos, personas generosas y afectuosas que comparten su pasión, sus logros, sus historias, nos cocinan rico nos atienden como reyes, nos cantan como si el mismo Pavarotti cantara tangos, pero no solo eso, sino que muestran su trabajo que son los caballos, y te miran a los ojos, te abrazan y agradecen que tus ojos brillen cuando muestran un caballo que criaron con amor y dedicación.

Nota aparte voy a compartir y contarles los productos que nos mostraron, que son magníficos, quienes son y el trabajo serio y con gran futuro que hace este Haras Uruguayo en busca de poder hacer lo que saben y nunca abandonar la pasión, pero en esta misiva solo quiero agradecer una tarde fascinante y compartir un poco de lo que grabo mi retina con ustedes.

Sin mi amigo Mario Rozano yo no hubiera podido ni conocer ni sentir estas cosas y juntar estos recuerdos, así que le dedico esta visita a él, que me lee desde alguna estrella siempre

Les muestro un pantallazo de Haras Cuatro Piedras y del crack, ganador de 11 de las 12 carreras corridas... Acá INVASOR y su gente



Constanza Pulgar
De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional