terça-feira, 24 de janeiro de 2017




Un magnate texano pensó en un caballo argentino para correr contra los mejores

Con nuevo dueño, Eragon cambió Palermo por Miami para competir el sábado próximo en una carrera con premios por 12 millones de dólares
SEGUIR
 
LA NACION
 
Domingo 22 de enero de 2017
El trabajo del caballo argentino
El trabajo del caballo argentino. Foto: Gentileza L. Martin / A.Coglianese
Cuando hace un año nació la idea de organizar una carrera de doce caballos en la que cada gatera tuviera un costo de un millón de dólares pareció utópico la posibilidad de cristalizarlo. El magnate Frank Stronach, dueño del grupo que administra el hipódromo norteamericano de Gulfstream Park, pensó incluso en adquirir tres lugares como para intentar asegurar que su proyecto no trastabillara en la primera versión. Sin embargo, desde mayo todos los cupos están reservados y sólo es cuestión de días para conocer al primer gran campeón de la Pegasus World Cup, que el sábado próximo se estará corriendo en los 1800 metros de arena del escenario ubicado al norte de Miami. ¡Y con un caballo argentino en los partidores!

Jim McIngvale, un texano de 65 años que amasó su fortuna con el auge de su cadena de tiendas de muebles de alta gama, fue uno de los doce que adquirieron un lugar originariamente. Se ilusionó con que tendría un crack en su establo para cuando llegara la época de prepararse para la prueba, pero eso no sucedió y, aunque el reglamento permite formar sociedades o vender la plaza, Jim optó por buscar un pura sangre fuera de los Estados Unidos para representarlo. Miró hacia la Argentina y apuntó a Eragon, al que compró en noviembre, tras verlo a la distancia ganar su décima carrera (y el tercer gran premio) en el país. Trascendió que por el pase pagó cerca de medio millón de dólares.

"Cuando lo trabajé, Eragon comenzó moviéndose algo lento pero después en la recta remató fuerte. Necesita recuperar peso""
Edgar Prado (jockey)
¿Por qué hizo McIngvale una nueva inversión? Esta cifra se estima inferior a lo que puede obtener de ganancia cada uno de los dueños que han asegurado su lugar, pues atípicamente participan de los derechos de televisión y los ingresos por sponsors, cuyos montos no han trascendido, y tienen un porcentaje en las apuestas que se realicen en la Pegasus World Cup. "Es una oportunidad para que los propietarios sean socios de las ganancias", explicó Jack Wolf, CEO del evento y dueño de una cabaña -Starlight Racing- con más de 200 éxitos en el turf norteamericano. Además, cuando se abran las gateras estarán en disputa los 12 millones de dólares recaudados en la reserva de lugares, con un premio de 7 millones para el vencedor; 1.750.000 para el segundo, 1 millón para el tercero y 250. 000 para los restantes competidores. Y eso no es todo: los que hayan reservado un lugar ahora tendrán la prioridad para adquirir un cupo en las futuras ediciones de la Pegasus World Cup.

A los 6 años, Eragon es un veterano especialista en la media distancia que afrontará el recorrido de dieciocho cuadras por tercera vez en su vida competitiva, ante un lote que incluye a los dos primeros del ranking mundial: Arrogate y California Chrome. ¡Vaya desafío para el único caballo extranjero que correrá! Y aclimatándose contra reloj: desembarcó en Miami el 19 de diciembre, pasó siete días en la cuarentena, llegó a Gulfstream Park el 6 de este mes, hizo su primer ejercicio cronometrado el 14 -empleó 49s 93/100 los 800m sobre la arena, la misma mañana en la que miles de personas fueron al hipódromo a ver entrenar a California Chrome, la gran atracción- y reconoció la zona de boxes y la redonda el jueves pasado.
Eragon, al reconocer el hipódromo de Gulfstream
Eragon, al reconocer el hipódromo de Gulfstream. Foto: @Gabby_Gaudet_
"No hay una fórmula o manual para adaptarse. Más allá del cambio de clima, de agua o de alimento, creo que es un 60% la cabeza y un 40% el organismo. Los caballos extrañan como nosotros", analiza el veterinario Andrés Smetana, que conoce a Eragon desde que llegó al stud de potrillo y comenzó a ser preparado por Roberto Pellegatta, en Palermo. "Era chiquito y luego se fue haciendo caballo, pero siempre tuvo un corazón enorme. Nunca tuvo problemas de salud relevantes y Pelle conocía muy bien cómo entrenarlo para tenerlo picante", recuerda.
De atropellada, corriendo agazapado en el fondo -la táctica de sus mejores tardes- Eragon irá por la hazaña. Un éxito suyo sería tema para los productores de películas de Hollywood: al contexto se suma que Laura Wohlers, su nueva entrenadora, sólo ha logrado un gran triunfo en su discontinua trayectoria desde 1999 y los caballos que presenta no ganan una carrera desde diciembre de 2015. La Pegasus World Cup, convertida ahora en la carrera mejor rentada del planeta, está abierta a las oportunidades.

California Chrome hizo el último apronte de su vida

Dado que será retirado de las pistas tras la Pegasus World Cup, el trabajo de ayer -58s80/100 los 1000m en la arena de Gulfstream Park- quedará en la historia como el último de la campaña de California Chrome. El campeón local, que en 2016 viajó a Dubai y ganó la Copa del Mundo, ejercitó otra vez en un tiempo que muchos caballos se esfuerzan por emplear para ganar carreras. Arrogate también brilló: 1m12s13/100 los 1200m.

Un gran día para los jinetes argentinos en EE.UU.

Horacio Karamanos fue la gran figura ayer en Laurel Park: corrió seis carreras de las ocho del programa y ganó cuatro, incluido un clásico, en uno de los hipódromos de Maryland. Lleva 10 éxitos en el mes. En Turf Paradise, Arizona, Jorge Martín Bourdieu festejó en el clásico y lleva 13 este año. En Gulfstream Park, donde se hará la Pegasus World Cup, Jorge Ruiz Díaz venció por segunda fecha consecutiva, ahora con una de sus dos montas.

Carlos Delfino
http://www.lanacion.com.ar

By:    Constanza Pulgar - De Turf un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional