sábado, 4 de março de 2017




En la Libertadores de los caballos, un argentino tendrá que ser Messi

En Valparaíso, Sixties Song, ganador del Carlos Pellegrini, deberá mostrar su clase mañana, en una carrera esquiva para los nuestros

 

Foto: Gentileza Dupratphoto.com

VIÑA DEL MAR, Chile.- El Gran Premio Latinoamericano estrena sede y distancia. Mañana, la Copa Libertadores del turf se correrá por primera vez en Valparaíso, el hipódromo más antiguo de América del Sur, que va camino a cumplir 135 años, en junio. El desafío será en 2400 metros sobre la pista de césped, un recorrido superior al de las 32 versiones, que se efectuaron entre los 2000 y los 2200, siempre con un anfitrión itinerante. Y en ese contexto, habrá una delegación argentina fuerte, más allá de que en tierra chilena han sido casi inexpugnables los caballos locales, con seis éxitos en las siete ocasiones que debieron organizar.

¿Quiénes son y cómo llegan a la cita los representantes nacionales? Por lo pronto, está Sixties Song, el ganador del Carlos Pellegrini. Es todo un suceso: un vencedor de la carrera más importante de la región no salía del país para correr un Latino desde 2009, cuando Life of Victory fue cuarto en Cidade Jardim, en San Pablo. De un todoterreno que regalaba experiencia a este potrillo que dio el batacazo en diciembre y estuvo en tratativas de venta gran parte del verano, motivo por el que se demoró unas semanas su confirmación. Hasta que sus propietarios, encabezados por la diputada Mónica López, decidieron no escuchar más ofertas y cruzar la cordillera de los Andes, con la zanahoria de los 300.000 dólares de premio al vencedor, el 60% de la bolsa de medio millón que reparte la prueba auspiciada por Longines. Alfredo Gaitán Dassie, el entrenador de Sixties Song, ya estaba ansioso en la villa hípica internacional cuando el zainito bajó del camión el miércoles pasado, diez horas después de subir en San Isidro al primer transporte, el que lo llevó hasta Ezeiza junto con Must Go On y Ordak Dan. Casi un viaje relámpago, en las antípodas de los problemas de traslado y aduana que se han convertido en un dolor de cabeza tantas veces. Tampoco tardaron demasiado en probar la comida y el agua. Buenas señales. "El lunes hizo el último trabajo en Buenos Aires; acá en Chile no va a hacer nada fuerte", avisa Alfredo, que volverá a asociarse con el jockey Juan Cruz Villagra. Es tiempo de aclimatación y adaptación más que de entrenamiento. Lo mismo para el resto, claro.

Must Go On resultó el Plan B de Palermo, luego de que He Runs Away fuera vendido y viajara a tierras árabes. Sin el ganador del Jockey Club y el Nacional, la opción fue un veterano de mil batallas, que tampoco corre desde el Pellegrini, cuando tuvo el rendimiento más flojo (llegó octavo a cinco cuerpos) de su mejor temporada, paradójicamente. Su cartilla exhibe seis victorias y desde la Argentina viajará para montarlo el uruguayo Pablo Falero, que hace un par de semanas se convirtió en el cuarto jockey más ganador de la historia en el mundo. Anoche viajaba para esta ciudad su preparador, Nicolás Ferro.

Ordak Dan está anotado en todos los programas de viajeros frecuentes. Al borde de los 9 años, una edad en la que los caballos están mucho más cerca del retiro que del pico de rendimiento, este veterano desafía la lógica y encara su tercera salida del país, tras dos experiencias en los Estados Unidos para la Breeders' Cup (en 2013 se lesionó en Miami y no pudo correr; en 2015 llegó noveno). Noble, vigente y galopador, entró en el equipo por la ventana esta vez, luego de que rechazaran la invitación de las autoridades de La Plata los responsables de Fiskardo y Haas, primero y segundo en el clásico Uberto Vignart-Rumbo al Latinoamericano, y tras la lesión de Shampain hace diez días. Un plus, por si le hiciera falta, es que para montarlo llegará el brasileño Jorge Ricardo, al que poco menos de 40 triunfos lo separan de ser el más ganador de todos los tiempos.

Ayer, los tres caballos argentinos salieron a caminar y trotar por la mañana, comieron con ganas al mediodía, mientras una brisa le quitaba fuerza al sol que daba sobre los boxes de los argentinos, y recorrieron durante una hora al atardecer los sectores que deberán transitar en los instantes previos a la carrera. Ayer, lo hicieron con apenas un puñado de miradas posadas en ellos. Mañana, lo harán con alrededor de 100.000 personas en el hipódromo, según lo que calcula la organización, que abrirá el centro del predio desde este mediodía para quienes acampen y pasen allí la noche previa. Sí, para los que acampen como si fuera una fecha de Turismo Carretera. Es una tradición inquebrantable también en las grandes fechas hípicas del Valparaíso Sporting Club.

Los locales esperan con siete cartas, entre ellas Full of Luck, vencedor de El Derby, un GP Nacional chileno, el mes pasado, en igual piso y recorrido. Ellos están afuera de la villa que recibió hace tres semanas a Gandhi di Job desde Montevideo, donde ganó el Gran Premio José Ramírez, sobre arena. A diferencia de la delegación argentina, como si se tratara de un equipo de fútbol que va a jugar a la altura de La Paz (Bolivia), los uruguayos eligieron viajar a Chile con el potrillo mucho antes. Lo sigueron, casi en puntitas de pie, los brasileños Deep End y Eleito, agazapados, con el cartel de más ganadores de la historia pero pasando casi inadvertidos esta vez en una zona en la que conviven la música caribeña y el mate.

A los peruanos Paso Real, Kodiak Boy y Smart Choice no se les hizo sencillo. Debían viajar el domingo pasado, pero la compañía que iba a trasladarlos cambió el plan de vuelo cuando iban camino al aeropuerto de Lima. Descartada la propuesta de hacer escala en Uruguay, aterrizaron en Santiago en la noche del martes haciendo el vuelo original.


El Latinoamericano se correrá mañana, a las 19.30, y formará parte de varios programas de hipódromos sudamericanos con apuestas, entre ellos el de La Plata. La atracción de una gran carrera de primer nivel tiene para los aficionados argentinos un condimento extra, pues además de Jorge Ricardo (montará a Ordak Dan), Pablo Falero (Must Go On) y Juan Cruz Villagra (Sixties Song), que corren casi a diario en el país, estarán Altair Domingos (Eleito), otro jinete de los más ganadores de los últimos años en Buenos Aires, y los peruanos Jacinto Herrera (Sweet Choice) y Edwin Talaverano (Kodiak Boy), quienes tuvieron etapas brillantes en su estadía en Argentina.


 LA NACION

By:   Constanza Pulgar - De Turf un Poco 

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional