domingo, 15 de janeiro de 2017




Los ojos del invasor

 


En Enero de 2016 fui por primera vez en un poste de madera. Por ironía del destino - hacia una gaucha, estado dónde está el 60 % de la creación nacional de psi - este primer contacto fue en Uruguay, en el Haras Cuatro Piedras. Junto a un grupo de periodistas latinoamericanos, conocemos el famoso invasor (Candy stripes y quendon por intérprete) - un caballo argentino que aún potro fue a Uruguay y, incluso después de una operación de rodilla, hizo una campaña excelente en el país. Ganó la triple corona y todas las carreras que ha disputado en Uruguay. Fue vendido al sheikh maktum por la increíble suma de 1,4 millones de dólares y a los 3 años viajó a idiota, Estados Unidos, donde fue recibido en el Haras Shadwell y dio secuencia su trayectoria de victorias, coronada por la victoria de la Breeder ' s Cup 2006, en el prestigioso hipódromo de Churchill Downs. A partir de ahí, " le preparo el pasaporte " PARA LA DUBAI WORLD CUP, vencida en 2007. Aún sin saber de toda esta historia de gloria, esta fue la primera vez que vi el invasor " desfilar ", y con suerte de principiante tomé una Foto - que a mi ver - expresa un poco de su alma. Aun sin conocer los detalles, desde la primera mirada, ese caballo de porte impar no dejaba dudas de su trayectoria diferenciada, coronada de gloria.

Quiso el destino que nos recuperemos. Yo y el invasor. Yo por hora no más trabajando con caballos, pero cada vez más, amando-los intensamente... en el último año me acerqué rápidamente: de montar un "Burrito de carnaval" en enero, para un asno en julio hasta tener mi más imposible e improbable Sueño de montar en un caballo pura sangre inglés realizado a finales de diciembre. Y no sólo fue montar. Fue subir - con los dedos en su crin - " manejar " por la playa, sin montura, y entrar río de la plata adentro para una " Cabalgata " que seguro ha cambiado nuestras vidas: la mía, la del río y de exótica ( Mogador y exclusive love por midnight tiger) - la dulce yegua que me llevó por el agua con si estuviera en las nubes... nunca olvidaré la sensación: deslizándose por el agua como si no hubiera tiempo ni miedo, "charlando" sobre las mayores riquezas De la vida que el dinero compra. Mientras yo seguía con la exótica, mi nuevo amigo seguía a mi lado en un caballo blanco. No podía ser más simbólico: " Sense and sensibility..."

Y así, yo vuelvo al haras cuatro piedras, trayendo todas estas vivencias que hacen latir más fuerte el corazón y no dejan lugar a dudas que el amor por los caballos es universal y más fuerte que cualquier diferencia cultural. Yo, cada vez más parte del mundo que coronó el invasor, aunque no haya vivido ni siquiera una décima parte de las emociones que él protagonizó. Recibida con cariño por la propietaria, saludada por el equipo por mis aventuras de bike. Por fin mis grandes pasiones se encuentran: caballos, flores y bicicleta. Y hablando de flores, el haras cuatro piedras, con estructura impecable y atención al detalle, este año ganó en su paisajismo la presencia de las rosas. "recuerdo de un viaje inspirador hecha a Australia, país de las carreras de caballo" - me dice Claudia, la dueña, compartiendo experiencias y aprendizajes coronados por la participación en Melbourne Cup y dejando claro que el éxito de la empresa es el fruto de mucha dedicación, profesionalismo y Pasión por el pura sangre inglés. Luego me preguntan si quiero ver el invasor y yo no lo dudo. Junto al grupo de invitados vamos a la redonda. La oferta es que quien quiera tomar una foto con el gran invasor, que sostenga sus riendas... yo me animo y cuando entiendo ahí estoy dando una vuelta en marcha atrás, tal cangrejo, y apuntando a los ojos del invasor. Cero para la técnica de "manejar" caballos. Diez para la emoción. Él haciendo honor a su nombre y invadiendo mi ser: sus ojos entraron en mis y no me han salido de la cabeza. Me puse a pensar todo lo que ellos ya habían visto.... era como si a través de tus ojos pudiera compartir al menos un poco de sus vivencias. Ahora de vuelta a Uruguay, como semental, este caballo ya ganó la Dubai World Cup y la raya superó los mejores y más grandes jinetes y caballos del mundo. Antes de eso, cruzó ares y mares para ganar, en estados unidos la famosa breeders cup. Quiero estar en estos templos de la hípica y revivir algunos de sus pasos. Como habrá sido para este semental de velocidad impresionante y alma indomable todas estas idas y venidas? Que idioma "habla" después de todo este gran atleta? Seguro que no lo atravesó ileso a todos estos escenarios y experiencias... el invasor parece traer en sí la vibración del público, la energía de los jinetes, toda la grandeza de sus victorias, los sueños de los que creyeron y que él realizó! Tal vez por eso parezca gigante a mis ojos. Él es el símbolo y la prueba concreta de una pasión que es universal. Imposible no entrever que no se trata de un caballo común. Él sabe su poder. Si me quedara más tiempo - cómo estuve - hipnotizada por su presencia, creo que él me convencería a hacer cualquier cosa. No puedo ignorar. Lo que separa a un simple caballo de un gran ganador es su voluntad de vencer. Tengo muchas ganas de aprender de él... y voy a inscribirme en este rival!

 Caroline Strussmann


By: Constanza Pulgar .- De Turf Un Poco


Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional