segunda-feira, 4 de abril de 2016




Le Ken, un potrillo fuera de serie, en el gran fin de semana en el que brillaron Ortega Pavón y Enrique Martín Ferro

Ganó por 14 cuerpos el hijo de Easing Along en los 1500 m de Palermo.  Foto: Gza. Hapsa
En el espectacular fin de semana que pasó se destacaron caballos que auguran grandes momentos en distintas categorías, en esta temporada: Le Margot, (Gran Premio de Honor), Conviction (Gran Premio Gilberto Lerena), Mi Vigía (Clásico Olvarría), Vagabundo Inc (Clásico Benito Villanueva) y cuatro productos de 2 años: Sunshine Sera (Clásico Islas Malvinas), Missile Top (Clásico Raúl y Raúl E. Chevalier), La Bombonesa (Clásico Eliseo Ramírez) y Le Ken (Clásico Pedro E. y Manuel A. Crespo).

El último, invicto ahora en dos actuaciones, ganó por 14 cuerpos, pero además fue la manera en que lo hizo, fácil, dominando cuando Juan Cruz Villagra se lo propuso desde las riendas. Es un potrillo diferente. Para Alfredo Gaitán Dassie, su entrenador, hay algunas claves: "Es manso, hace lo que se le pide en los ensayos y tiene una característica difícil de observar en los potrillos: subió de peso respecto del debut, 14 kilos".

Gaitán Dassie tuvo tantos campeones a su cargo que no hay más que creer que la proyección es virtuosa. "Va a seguir en Palermo, por ahora correrá el Montevideo; y si sigue acá, las Estrellas." La última referencia del cuidador sugiere una venta al exterior, por más que Fernando Fantini y el stud Pozo de Luna, dueños y además criadores, tienen la sana costumbre de llevar sus mejores caballos a los Estados Unidos, para que compitan con sus colores. Los grandes triunfos de Interaction y Suggestive Boy en ese país, son la mejor muestra de una política acertada.

Le Ken es, además, un producto con la marca de Fantini. La madre del potrillo es la chilena Le Yaca (Hussonet) y el padre, Easing Along, que para el criador trasandino es "el mejor padrillo del mundo", un calificativo que es elogio y agradecimiento a la vez.

En cuatro de los clásicos del fin de semana sobresalió otra gran figura, Eduardo Ortega Pavón, que llevó al disco a Conviction el sábado, en Palermo, y al día siguiente dio triplete en San Isidro, con Missile Top, La Bombonesa, de formidable actuación en su regreso al césped, y Mi Vigía. Ésta última, una velocista que tuvo un merecido premio a su gran regularidad, es entrenada por Enrique Martín Ferro, que también vivió dos días soñados: sumó a El Margot y Vagabundo Inc, para sumar tres victorias primer nivel en las 24 horas más intensas en el turf de 2016.

Y un dato para las estadísticas: El Garufa y Reina Margot, padre y madre de El Margot, fueron criados y vendidos por el haras La Quebrada y ambos, además de compartir una insoslayable brisa de tango, fueron entrenados por Santiago Bedoya.

Gustavo Gonzalez
Cancha Llena 
La Nación 

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional