terça-feira, 31 de janeiro de 2017


Pegasus World Cup: La ilusión argentina quedó lejos del mejor caballo del mundo

Arrogate, el Nº 1 del ranking, ganó la carrera de los 12 millones de dólares en los Estados Unidos; Eragon terminó último



Mike Smith corrió a Arrogate por tercera vez y siempre ganaron

Mike Smith corrió a Arrogate por tercera vez y 
siempre ganaron. Foto: AFP

Caía la tarde en Hallandale y ese maravilloso pulmón de la ciudad que es el hipódromo de Gulfstream Park estaba a pleno. Tribunas y estacionamientos llenos, boxes de exhibición que eran blanco permanente de las cámaras, en una atípica postal en un escenario que no es de los principales centros turfísticos de los Estados Unidos, y el show infaltable que acompaña a todo evento en aquel país. En ese contexto, la Pegasus World Cup tuvo su estreno al norte de Miami, con el favorito Arrogate exhibiéndose otra vez como un gran campeón al ganar la carrera (y los 7 millones de dólares del primer puesto), con el enemigo California Chrome retrocediendo como casi nunca frente al público, justo el día de su retiro, y con el argentino Eragon en el último lugar, siempre de galope y sin furia.


En la carrera más cara del mundo, con una bolsa de premios de 12 millones de dólares, tras venderse los doce cupos en un millón cada uno, se esperaba un nuevo duelo entre Arrogate y California Chrome, el 1 y 2 del ranking, pero las miradas entre sus jinetes y la medición de las fuerzas de los caballos duró sólo la mitad de los 1800 metros en pista de arena.

Luego, Mike Smith invitó a acelerar a Arrogate para ir a buscar la delantera y no pudo seguirlo su principal rival. Fue cuestión de segundos hasta verlo al frente al tordillo, para enseguida escapar mientras el último campeón retrocedía, con un jinete que le ahorraba el esfuerzo, como Edgar Prado con Eragon. En eso sí se parecieron esta vez.


Frank Stronach, ideólogo de la carrera y dueño del grupo que administra Gulfstream Park, ahora redobla la apuesta. Piensa en una segunda carrera, con la misma cantidad de gateras, idéntico costo de un millón de dólares para reservar el lugar e igual bolsa de premios, pero sobre pasto. Con las expectativas que generó esta primera versión, la réplica está proyectada en atraer además a los europeos y asiáticos.

"Frank quiere que se involucren más propietarios y un clásico en el pasto sería lo mejor. Esta vez sólo hubo un extranjero, el argentino Eragon, y creemos que abrir el juego a otros mercados sería una buena idea para sumar", adelantó Jack Wolf, CEO del evento. Lo que sería seguro es que no compartirían cartelera ambos cotejos, ya que en el invierno del hemisferio norte hay menos posibilidades de tener grandes caballos europeos en competencia.

La carrera






Cifras que impactan

Eragon llegó a más de 50 cuerpos, en la danza de los millones

El desafío de correr contra los mejores con Eragon, que tuvo poco tiempo de aclimatación desde su llegada el 19 del mes pasado, le reportó a su dueño, el magnate texano James McIngvale, un premio de 250.000 dólares sólo por la carrera, aunque haya terminado último, a más de 50 cuerpos, y sin contar lo que cobrará por derechos televisivos, sponsors y el porcentaje de las apuestas en la Pegasus World Cup (se apostó por 11.144.337 de dólares). Arrogate, el ganador, obtuvo esta vez 7 millones y en su campaña totaliza 11.084.600.

 
LA NACION



By:   Constanza Pulgar - De Turf un Poco


Nenhum comentário:

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional